domingo, 15 de marzo de 2020

"M. El hijo del siglo" -Mussolini-




El innombrable italiano, "M. El hijo del siglo",  pertenece a esa saga de hombres que pudo haberse ahorrado la historia. Un libro ensayo, de Antonio Scurati, cargado de buena literatura e historia, en una novela documentada que atrapa y te hipnotiza desde su mismo arranque. Su ritmo es trepidante en cada una de sus ochocientas páginas. Son de esos libros que invitan a su relectura.

Paso a paso, desde la Italia del poder de los sindicatos en Emilia Romana hasta la llegada de los "camisas negras" y la marcha sobre Roma, te introduce en una entrega paulatina de una sociedad que termina siendo incondicional a los delirios de un lunático. Inconmensurable es la descripción de la toma de Fiume por D´Annuzio y trepidante en su final con el secuestro y asesinato del secretario del partido socialista, G.Matteotti.



Mussolini, maestro de escuela e hijo de un herrero, tras pasar por su etapa socialista, director del periódico del PSI, "Avanti", pronto supo que el tiempo corría a su favor. No tarda en dirigir el periódico "Il Popolo d´Italia". Era la luna que le guiaba. Solo tenía que esperar. Amasó la emoción de la frustración, dispuso de poetas y artistas que glorificaran la Roma perdida como D, Annunzio o Marinetti, abrió la caja de caudales soportada por grandes empresarios como Pirelli, Fiat o Edison, se nutrió de una tropa de desesperados aliñada con la histeria colectiva y pudo finalmente escribir su libro populista basado en la inconsistencia. Leyendo este libro se entiende aquello de "La historia se repite".

lunes, 10 de febrero de 2020

Breve delirio en Hervás




No acaba de torcerse esta repetida luz de un estío cansino, que te invita forzosamente a rular y a caminar por las calles sin el reto de un rumbo fijo. Sueño con el día en que se apague este calor picajoso, enfermizo, para encontrar cobijo plácido con una pluma en la mano y no sentir la pereza de ensoñarme con mis recuerdos. Y escribirlos, porque las tardes serán eternas y me sobrará el tiempo para preñarlos.

El gozo está cada día más cerca. La oscuridad de la tarde me irá arropando para envolver el ruido ocioso que no cesa, de la iluminación de estos días prolongados que parecen no terminar.  Y que comienzan aburridamente a repetirse, necesitando un otoño de colores que me adelante la primavera. 

Me escapo al pueblo más judío de estos lares para sumergirme en él. Tan solo es preciso separarme de la autovía de Salamanca y enfilarme hasta Hervás, imantado por la estela totémica de una montaña como el Pinajarro. Y allí, me sobra con un café cuando aún a la mañana le cuesta. Me siento en el Café “Mirador”, en el mismo sitio de querencia que se sentaba mi padre. En uno de esos normalizados delirios, sentado a mi lado, hablo con él y me cuenta alguno de sus divertidos chascarrillos, aunque no tarda en ponerme frente a mi espejo.
-¿Tuviste tiempo de conocer el valor de una factura, ahora que ya te has jubilado?.-
-Sí, papá. Y como tú me decías, de distinguir entre conocidos y amigos. De un día para otro, ya no hay niño que llevar a la guardería, ni mirar el reloj por llegar tarde al trabajo, ni temer por la llegada de una carta de despido, ni cuadrar agenda entre escuela, facultad y sindicato. La vida hipotecada está suficientemente pagada. No debo nada material a nadie, solo agradecimiento a los que me quisieron y me mostraron el camino para estar, ahora y aquí, hablando contigo, aunque sea una alucinación con terrenal licencia. Me dicen que cada vez me parezco más a ti, aunque debo de confesarte que al principio no me gustaba que me lo dijeran, pero ahora, cada vez más, soy tú. Tanto, que me gusta venir a sentarme donde tú lo hacías.
- Eso es porque te va llegando el otoño. Me asesinaste tantas veces que cuando me morí has tenido la necesidad de reconstruirme. Es una ley universal y no te lo tomé nunca en cuenta. Tenías que crecer, aunque fuese a la fuerza. Fueron tiempos difíciles donde había que salvar el día al día y su consecuencia siempre era el fuego amigo, pero no seamos quejicas. Las cicatrices en la biografía fueron necesarias para que conocieras el valor de una factura. Da muchos besos a tu mujer y al artista de mi nieto.
- Adios, papá: volveré a verte en primavera, tomando café en tu guarida preferida.

Al salir de este fugaz delirio, recorro la calle de la Correría hasta La Hospedería y me resguardo allí, al fin, de una tímida lluvia que por deseada es gratuita. En su claustro, venero el Rincón de Víctor Chamorro; con él comprendí a la Extremadura saqueada. Cuando le veo pasear por el pueblo, con la dignidad del que siempre fue y es, considerado un maestro, recuerdo la lectura reveladora de sus libros, cuando tempranamente me arropaba la inocencia y la sabiduría que solo da el tiempo.

Después, tomo la carretera de vuelta a Plasencia, pero antes me ensimismo con los ocres del castañar del Ambroz y entro en melancolía al divisar los raíles oxidados de un tren, el "Ruta de la Plata", tantos años desaparecido.

Comienza a arreciar el agua que me alegra por sus chorreras generosas. Un ejército de encinas parece que invadirá el camino de vuelta, mientras las vacas retintas con sus ternerinos se resguardan bajo los alcornocales. Y llegando a destino, veo como revienta la tierra en canchales, por donde habita el alma del bandolero Boquique. La niebla es el paraguas de mi bosque de encinas y alcornoques. A veces, qué gratis es la vida regalada. Y me sobra con un café y un breve delirio fraternal cuando se resiste la mañana.


viernes, 31 de enero de 2020

El campo extremeño y el SMI



Poner el acento en los costes laborales tras diez años de sacrificios es un recurso infantil, porque hay una certeza más redistribuidora y eficaz. La subida del S.M.I. pone en circulación más dinero para un consumo escaso en Extremadura, consolida una vía hacia un empleo digno, mejora las prestaciones para el desempleo, inyecta una recaudación en todo el estado de más de 250 millones de euros y  sobre todo mejorará las pensiones raquíticas en nuestra región en un futuro. 

Los malos datos de empleo en nuestra Comunidad en la última EPA nada tiene que ver con la subida del SMI. Sus problemas son precios bajos y los canales de intermediación. El dato clarificador que ofrece CCOO de Extremadura sobre la afiliación a la Seguridad Social en el sector agrario en esta comunidad, pone en evidencia el argumento que relaciona caída de empleo en este sector con la subida del S.M.I. El año 2019 se cerraba con 28.689 personas afiliadas que realizaron jornadas reales, mientras  que en el año anterior, esta misma cifra bajaba a 27.017 afiliaciones, cuando el salario mínimo era inferior. "Es decir, la ocupación en el sector no solo no ha bajado, sino que ha mejorado en más de 1.500 personas, un 5,7 por ciento más".

-tablas salariales del convenio del campo en Extremadura-

En las declaraciones tremendistas sobre el impacto de la subida salarial en el empleo, los empleadores deberían tener en cuenta que aún está pendiente la firma del convenio del campo asumiendo la subida del SMI a 900 euros en el 2019, por lo que difícilmente, la implementación del salario en este 2020 a 950 euros se ha podido aplicar en el último trimestre del pasado año que es cuando se produce esa caída de empleo. Por lo tanto, error craso al realizar un análisis culpabilizador del desempleo en Extremadura en términos salariales. Que el campo extremeño y nacional tiene razones para la queja, agudizada durante toda la crisis de la última década, nadie lo pone en cuestión, pero concluiremos que a este gobierno progresista aún no le ha dado tiempo para hacer las cosas tan mal.  Las razones vienen de antiguo; aquellas de las que somos esclavos porque nunca hubo medidas para un cambio estructural, tan solo paliativas.

La reciente manifestación de agricultores y ganaderos en Don Benito, que no jornaleros como desinformaban algunos medios de comunicación, eran razonables y con motivos que nada tienen que ver con un salario digno. Como también hay que matizar que tan solo una minoría con motivaciones políticas tensaron una movilización partidista provocando a la policía. A nadie se le escapa que determinadas siglas de organizaciones agrarias querían obtener resultados mediáticos que han quedado al descubierto. Flaco favor hicieron al resto de organizaciones. Sobre ello, ha sido "enternecedor" oír al PP expresar su respulsa por las cargas policiales. Si el presidente Vara se equivocó en su reflexión, el oportunista Monago ha perdido una ocasión para callarse y no mostrar, una vez más, su alma tabernaria. 

En Extremadura, la subida del SMI no puede ser una causa para la crisis de un sector, debe ser un acicate para dar solución definitiva a la valorización de las tareas del campo; a todas. Si la subida del SMI destruye empleo, será ese trabajo agónico que se mantiene con horas extras que no se pagan o con jornadas sin límites. Extremadura, necesita elevar su nivel de consumo. 

Si bajar los salarios fuese realmente competitivo, nuestra tierra sería por sus bajos salarios el edén del empleo y todos conocemos sus cifras. El camino de bajar salarios no genera competitividad, genera desertización productiva de nuevas inversiones y lo que es peor, desertización social. Economía cíclica, despoblación, bajos salarios y fuga de talento a otras regiones. Que hay un desequilibrio entre la España Desarrollada y la Vaciada es una evidencia. El nuevo Gobierno de Progreso se la juega con territorios como el nuestro y el Gobierno de Vara debe buscar la salida por exigir inversiones públicas. La reunión fijada con la ministra de Trabajo para hablar de empleo en Extremadura debe ser una oportunidad para conseguir medidas estructurales de estado que cambien dinámicas perversas que agotan a nuestra tierra. Pero también cambios estructurales, rectificando la PAC. 

El origen del conflicto agrario está en la perversión de estas políticas comunitarias, que reparte subvenciones en función del tamaño de la superficie y a sus propietarios y no por el rendimiento o el empleo que genera. Así, más del 10% de perceptores reciben casi el 80% de subvenciones. Tan sólo 264 perceptores (0,03% del total) reciben más fondos que el 45% del total de los receptores. Está anomalía, ligada a un sistema neoliberal de oferta y demanda, genera una cadena de valor injusta con ganancias de hasta el 600%, en el caso de la patata, por parte de los grandes distribuidores e intermediarios.
Es evidente, que los tratados internacionales, ni priman el empleo ni la valorización del campo, siendo una consecuencia y resultado la mano de obra esclavista. La concentración del sector alimentario por grupos como Mercadona y Carrefour, entre ellos, dificultan la distribución del beneficio que da la tierra.

La negación del SMI por parte de la patronal agraria, en Extremadura, no puede ser la respuesta. Elegir la senda de justificar atávicos senderos de competir gracias a la precarización, es un suicidio colectivo, propiciado por tan solo unos pocos.


sábado, 25 de enero de 2020

Apoyo al programa de Gobierno Progresista



Declaración del COLECTIVO PROMOTOR de la
PLATAFORMA DE APOYO AL PROGRAMA DE GOBIERNO PROGRESISTA

El acuerdo que han firmado PSOE y UNIDAS PODEMOS, plasmado en un Programa de Gobierno titulado “COALICIÓN PROGRESISTA - Un nuevo acuerdo para España”, ha suscitado una ola de esperanza en todo el país. De esperanza y de ilusión de que se abra una nueva etapa que nos permita avanzar con medidas de justicia social para contribuir a la dignidad del trabajo, para una mayor justicia fiscal, para un decidido progreso en los derechos de la mujer, en los de los consumidores, para una necesaria mejora del sistema educativo, para hacer frente a la emergencia climática, para la profundización y actualización del Estado Autonómico, para el equilibrio, la
igualdad y la solidaridad territorial..., para construir nuevos espacios de libertad para el mayor y mejor ejercicio de los derechos democráticos.

No será fácil. Las fuerzas de las diversas derechas han manifestado con claridad su radical voluntad de dificultar, de impedir si pudieran, la aplicación de este Programa de Gobierno. Es necesario por ello que la voluntad popular de avanzar encuentre formas de expresión, de útil y resuelto apoyo ala gestión del gobierno, impulsando todas las posibles formas de participación de la ciudadanía en el soporte a esta propuesta de gobierno, a su programa de progreso.

Los partidos políticos que integran la coalición de Gobierno tienen evidentemente una gran e inmediata responsabilidad para hacer realidad su Programa, y es necesario reforzarlos por parte de todas las personas que se sientan identificadas con sus propuestas y formas de trabajo a corto y largo plazo. Pero no es suficiente. La esperanza suscitada no debe quedarse en la espera de sus deseados éxitos, debe traducirse en el apoyo inmediato de la amplia mayoría de la ciudadanía que se sienta identificada con el programa de gobierno, que entienda ya su interés en que se materialice. Estamos convencidos de que existen condiciones para transformar esta esperanza en un amplio movimiento social capaz de expresarse y, al hacerlo, de dar fuerza y eficacia a los objetivos inmediatos de la coalición de gobierno de progreso recién investido, para que el apoyo ciudadano contribuya a superar la incierta fuerza parlamentaria. Para que la ciudadanía no se sienta sólo receptora de los esperados beneficios del programa de gobierno, sino también agente activo en su desarrollo y aplicación.

Este apoyo supone ciertamente exigencia al Gobierno y a los partidos que lo apoyan de cumplimiento de sus compromisos, de trabajar para conseguirlo desde las instituciones. La esperanza y exigencia de la ciudadanía han de ir acompañadas de la intervención social para contribuir a superar las resistencias que se van a producir, que se están produciendo ya desde las fuerzas de la derecha, así como desde los sectores de nuestra sociedad que todavía no comprendan la relación de las propuestas de gobierno con sus intereses inmediatos.

Por todo ello, las personas que suscribimos este documento como promotores de esta iniciativa afirmamos nuestra voluntad de impulsar el amplio movimiento que se está ya configurando, encontrando colectivamente las formas de trabajo más adecuadas en cada lugar y momento, a lo largo y ancho de la geografía de nuestro país.

A ello llamamos a toda la ciudadanía, sin ningún otro requisito previo, y sin ningún otro objetivo a más largo plazo, que el APOYO al PROGRAMA DE GOBIERNO PROGRESISTA. De las primeras formas de trabajo colectivo para tal fin surgirán propuestas de información, de debate y de acción, de relación con las instituciones de gobierno y con los partidos que las sustentan.

Como primera propuesta para este proyecto sugerimos que en cada ámbito de nuestra sociedad (territorial, social, vecinal, institucional, ...) se constituya un NÚCLEO PROMOTOR,necesariamente autoconvocado a partir de la coincidencia en los objetivos inmediatos. Su difusión a través de las redes y otras vías de comunicación permitirá unas primeras formas de coordinación objetiva y posibilitará seguir avanzando en las formas de trabajo y de acción que en cada lugar se decidan.

Como primer objetivo, los núcleos promotores impulsamos la adhesión o inscripción a este proyecto. Proponemos como primera meta que en un breve plazo lleguemos a las 25.000 adhesiones. Para ello hemos habilitado una vía para manifestar la adhesión a la propuesta en https://www.facebook.com/groups/676264126501899/

Se crearán COLECTIVOS que para su identificación proponemos el nombre de “Plataforma local de Apoyo al Programa de Gobierno Progresista”. Los diversos colectivos autoconstituidos deberán encontrar en el inmediato futuro las formas de relación y coordinación que en cada uno se estimen más adecuadas, también con los demás colectivos, así como con las instituciones de gobierno y las organizaciones políticas que apoyan el programa de progreso.

A todo ello contribuirá la más amplia difusión de esta Declaración como elemento común y aglutinante, junto a las específicas de cada lugar, y con ambas la difusión y explicación del PROGRAMA DE GOBIERNO PROGRESISTA, así como las experiencias concretas que en este trabajo vayan produciéndose a lo largo de toda la geografía española. Las primeras reacciones que se han producido a partir de la expresión de ideas en este sentido, así como otras experiencias, indican que este desarrollo es posible.

¡QUE LA ESPERANZA SE TRANSFORME EN INICIATIVA PARA CONTRIBUIR A HACERLA REALIDAD!

Firman:

Arias Cesar B Asturias
Aristu Javier Sevilla
Baragaño Francisco Asturias
Bengoa Bengoa Santi Vitoria Gasteiz
Boix Lluch Isidor Barcelona
Buey Suñén Julián Zaragoza
Camacho García-Moreno Nati Madrid
Carretero Castro Julián Badajoz
Coque Durán Miguel Cáceres
Gómez Acosta Manolo Barcelona
González Muntadas Quim Barcelona
González Vallejo Santiago Madrid
Hernández Lorenzo Ángel Valladolid
Jacomet Salvi Girona
Jorganes Juan Murcia
López Bulla José Luis Barcelona
López Graña José María Vigo
López Provencio Pedro Barcelona
Mellado Andrés Murcia
Navarro Escudero Antonio Albacete
Núñez del Campo Santos Madrid
Obrador Moratinos Paco Baleares
Ribó Flos Jordi Barcelona
Rocha
Rodríguez Alconchel
Marino de la Rafael Baleares
Granada
Rodríguez Jara Vicente Valencia
Rodríguez Rovira Josep María Barcelona
Rodríguez Sánchez María Madrid
Ruisanchez Díaz Roberto Santander
Saez Martínez José Murcia
Santana Valls José Sevilla
Simón Velasco Manuel Madrid
Taboada Arribe Lóis Uxio A Coruña
Tellado Pilar Pontevedra
Viedma Molero Fernando Navarra
Zaguirre Manuel Barcelona

25 de Enero 2020

Para más información sobre este documento: Isidor Boix (619300014 – isidor.boix@gmail.com)

jueves, 21 de noviembre de 2019

Las plañideras bien pagás





Lloran las plañideras al unísono y el coro de músicos de un sistema en liquidación entona, agrupados todos, un réquiem anunciando el caos fuera de la "moderación". 

Moderación es comprender que el Banco de España anuncie que los españoles tendremos que pagar de nuestro bolsillo 1085 euros, percápita, porque la Banca no devolverá, en el mejor de los casos, más del 20% de aquellos 66000 millones que prestamos para su salvación. Moderación era atender a las demandas de la CEOE y del Círculo de Empresarios y encontrar una salida de gobierno que no pasara por un acuerdo entre PSOE-UP. Moderación es la que piden ínclitos personajes como Felipe González, Alfonso Guerra o Juan Carlos Ibarra para posibilitar un gobierno de gran coalición con las autodenominadas fuerzas constitucionalistas. La iglesia, cómo no, también pide moderación. Nos piden moderación y rezo para que partidos que blanquean a la extrema derecha puedan salvarse de su ignominia. 

Los moderados, los que piden moderación, no pertenece ninguno a esa tasa de pobreza del 24% que solo se redujo en siete décimas mientras el producto interior bruto de España, en el periodo 2014-2018, crecía un 17%. Ninguno de los que pide moderación pertenece a la segunda mayor tasa de desempleados jóvenes que con Grecia, superan el 34% de paro. Ninguna pertenece a esas mujeres con contratos temporales a tiempo parcial o a los hombres desempleados de larga duración que tienen que lidiar para que se les reconozca un S.M.I. de 900 euros. Ahí está la radicalidad de su afrenta, la radicalidad de su vida precaria mientras los próceres de la patria nos anuncian por nuestro bien, una vez más, la medicina de la moderación.    

Me asomo a la plaza de mi pueblo y hablo con la gente, que solo quieren vivir radicalmente con dignidad. Mientras, en los altavoces que ponen gratis en nuestras vidas, provocando el hartazgo, sigue sonando la música y los lloros vergonzosos de las plañideras bien pagás. 

miércoles, 30 de octubre de 2019

Memoria Familiar: Barcelona, 6 y 7 de septiembre de 2017




En este inicio de septiembre, la tensión se siente en la ciudad. Muchas madrugadas me despierto con gritos en la calle de micro manifestaciones que gritan “in-de-pen-den-cia”. A cualquier hora y en cualquier espacio cotidiano, las esteladas arropan las espaldas de cientos de personas de todas las edades y condiciones. Las plazas son tomadas por grupos de estudiantes con camisetas, pancartas y cartelería reclamando “llibertat”, “volem botar”, “democracia”...

Fijo mi atención en la expresividad de sus rostros y les envuelve una euforia que les conduce a una felicidad cercana a la levitación, que me recuerda a los estados pasionales de mi juventud cuando no había límites para las utopías y ensoñaciones. La Diada promete un despliegue mediático acorde con el activismo de la calle, más si cabe con la decisiones tomadas en el parlament el seis y siete de septiembre.



Todos los errores cometidos ya se han producido, y nos perderíamos en su génesis. Las guerras siempre comienzan antes de disparar la primera bala. Los desencuentros no nacen en un momento, se van gestando generación a generación, elaborándose un relato extremo, interesado, mágico, que acaba en consecuencias nefastas. Las élites, sean de donde sean, optan por el tacticismo cortoplacista para afianzar sus correspondientes cuotas de poder.

El rebrote del conflicto comenzó con un pirómano recogiendo firmas contra la reforma del Estatuto. Su recurso posterior al Tribunal Constitucional, y decenas de maniobras para su desnaturalización, fueron lógicamente entendidas  por el nacionalismo catalán como una confrontación y por lo tanto como madera suficiente para encender la caldera que tanto juego les ha dado a ambas opciones.

Habían sido tiempos de bonanza; Zapatero gobernaba retirando las tropas de Irak, legalizaba el matrimonio homosexual, implementaba su acierto social con la ley de la dependencia y de la igualdad, nueva regularización de inmigrantes, juzgados para la violencia de género, inicio del proceso de paz de la banda de ETA... El PP, con su "España se rompe", intentaba encontrar su espacio y lo encontró. También el nacionalismo catalán entendió que la "guerra de banderas" era una oportunidad, sobre todo cuando acuciaba la crisis y los recortes que vendrían anunciaban una revuelta social contra las instituciones y se concluía la implicación corrupta de la familia Pujol, más la de Convergencia, en la "masía" catalana durante más de tres décadas con el famoso "tres per cent". 

El gobierno de Artur Mas se puso a la vanguardia, con el soporte del PP, en los tijeretazos que sin complejos se extendía por toda España pero con la habilidad de dar un giro en el 2012 hacia el independentismo obteniendo la desviación del tiro con el argumento sabido de "España nos roba". El día que salió Mas del parlament en helicóptero lo vió claro. A partir de aquí, vuelta al rearme tribal y recuperación de los mitos sobre el maltrato a Cataluña.

La razón lleva a recovecos insalvables, siendo más manipulable la utilización de las emociones para poder justificar una Ley de Referéndum unilateral y una Ley de Transitoriedad con agresiones no solo a la Constitución, que Cataluña aprobó vehementemente por encima de la media de España, sino a su propio "Estatut de Catalunya", despreciando un cuarenta y ocho por ciento de la representación parlamentaria refrendada por el cincuenta y dos por ciento de los catalanes.

El 6 y 7 de septiembre hubo un exceso de astucia, tacticismo, déficit en la gestión de las expectativas generadas y una voz, la de Joan Coscubiela, que trasladó al parlament finura dialéctica y ética. El fin no legitima los medios y la defensa de la libertad siempre debe expresarse con el respeto a las minorías. En palabras suyas, “Lluis Rabell fue el instigador de esa intervención, Rosa Luxemburgo su ideóloga y Noberto Bobbio su inspirador”.

Cada parte, en lugar de hacer política hace relatos para ganar el 1-O, aunque al día siguiente la realidad sustituya a la ilusión condicionada y haya que dar respuestas tangibles a la deuda catalana o la más que evidente fragmentación social. Personas con otros hechos diferenciales, otras identidades y sentimientos, somos al menos igual de pacíficos, igual de maltratados  por la historia o por esa otra "España" sectaria y antigua que entre todos debemos de transformar porque la sufrimos. Unos, mucho más que otros. Pinta mal e, irresponsablemente, algunos "patriotas" juegan a un traicionero farol. ¡Lo pagaremos!




domingo, 15 de septiembre de 2019

Política y no relatos.



Al final, hay relatos para todos los gustos, según preferencias. Ausencia de Políticas y promoción del politiqueo tan de uso entre mediocres. No hay discurso o debate sobre lo reclamado: reforma constitucional, pensiones o mercado de trabajo. Es decir, compromisos desde una perspectiva de izquierda, sin hacerse trampas y teniendo claro lo que representa en el arco parlamentario.

Los errores en la dialéctica empleada son múltiples por parte de todos. Es para estar decepcionado. Si a esto le añades el ruido estéril de la casposa derecha y sus delirios nacionalistas, separatistas incluidos, la resolución del puzzle es incierto. 

Escasa Política y abrumador tacticismo. Demasiado espacio estratégico protagonizado por mercenarios como Iván Redondo en el PSOE y un castrante centralismo, con déficit democrático en UP. Las opiniones de los militantes son apagadas con la desertización de convocatorias a los mismos o con consultas trampas que sonrojan por su descarada engañifa sin mascara.

Tanto PSOE como UP han obviado la estrategia de acumular fuerzas, con un sentido de complementariedad, algo tan obvio en el marco teórico cuando se habla tanto de lo transversal. Y como consecuencia, priorizar un objetivo común: sumar para frenar a la derecha. Un ejemplo de estos errores es el resultado final en Madrid al facilitar la permanencia de la derecha corrupta. Ya se ha comprobado que el intento de sorpasso no fue la solución. De la misma manera, la hegemonía de la izquierda no podrá situarse nunca en unas siglas como las del PSOE, porque la izquierda, necesariamente, siempre será plural y diversa.

Los errores del PSOE han sido traducidos por UP como debilidad o faroles. Y al final no será el IBEX quien se oponga a un Gobierno de Coalición. Afortunadamente, Pablo Iglesias dijo NO, porque hubiese significado un Gobierno paralelo de CoalicioN-ES y por tanto un desastre.

En la lógica de los anticapitalistas era evidente el apoyo a un Gobierno con un Programa pactado, donde UP hiciese de corrector y vigilante del acuerdo. Ese es el espacio donde gana la izquierda en su conjunto. El final de las ocurrencias gaseosas ha sido la mediación solicitada al Rey. Garzón, Cayó o Llamazares nunca lo hubiesen planteado así, ni siquiera el PSOE. Sin duda, la salida de pata de banco se debe a la cultura de procedencia de Pablo. La ideología líquida y dubitativa de P. I. con respecto al eje derecha-izquierda le ha jugado otra mala pasada.

Como en todos los actos fallidos, ha habido excesiva emocionalidad y escasa razón. El enroque es lo más fácil pero lo menos productivo para miles de votantes que aún no sabemos para cuando se va a hablar de lo nuestro.